Menú principal

Inicio
Estructura y funciones
Antecedentes
Misión y Visión
Objetivos
Organigrama
Directorio
Noticias
Instituto Pedro Gual ofreció el seminario: “Fracking: impacto de los precios del petróleo” PDF Imprimir E-mail
Viernes, 05 de Junio de 2015 14:41

El Instituto de Altos Estudios Diplomáticos Pedro Gual, ofreció el seminario:“Fracking: impacto de los precios del petróleo”, el cual se llevará a cabo durante dos días; el primero contó con la ponencia del Doctor Carlos Mendoza Potellá y el segundo día, la conferencia será impartida por el Profesor Vladimir Adrianza.

La Jefa de la División de Extensión del Instituto, la Licenciada Kehnia Zea, dio la bienvenida a los asistentes en nombre de la Directiva de la institución y presentó al primer ponente: El Doctor Carlos Mendoza Potellá es economista y analista petrolero. Magíster en Economía y Administración de los Hidrocarburos de la Universidad Central de Venezuela, en cuya Facultad de Ciencias Económicas y Sociales ha sido profesor de pregrado y posgrado, además de director del Posgrado en Economía y Administración de Hidrocarburos. Se ha desempeñado como Embajador de la República Bolivariana de Venezuela en Rusia y Arabia Saudita; asesor de la Presidencia del Banco Central de Venezuela y director de la Revista BCV. Cumple funciones académicas en el Instituto de Altos Estudios Diplomáticos Pedro Gual del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores.

El Profesor Mendoza Potellá explicó que la actividad del fracturamiento hidráulico “fracking”, se comenzó a desarrollar en los Estados Unidos de manera experimental. Sin embargo, es a partir del año 2011 cuando al calor de un conjunto de circunstancias y acompañada de los avances tecnológicos, esta forma de perforación ha tenido un impacto directo en la producción de petróleo de los Estados Unidos.

Destacó el ponente como un elemento muy importante a tener en cuenta siempre que se habla de petróleo, su carácter estratégico y geopolítico. “Porque él está metido precisamente en el corazón de las relaciones de las grandes potencias que fueron las que desarrollaron esta industria en función de sus intereses particulares, para promover su poderío a nivel global y su necesidad de control y de dominación”, dijo.

Explicó el Profesor Potella, que el proceso de declive de la producción de petróleo en Estados Unidos, que dicho sea de paso es el primer consumidor mundial de crudo, fue un incentivo geoestratégico para la política norteamericana que a partir de los años 70 comenzó “la búsqueda de petróleo en cualquier parte y de cualquier forma, apelando a cualquier medio, entre otras cosas, invasiones y guerras, en función de que el petróleo se les iba a acabar”, recordó.

En este sentido, otro mecanismo utilizado por Estados Unidos fue el desarrollo tecnológico para ampliar la existencia de un yacimiento, para buscar la manera de maximizar la extracción. “Por eso comenzaron a explorar técnicas que permitieran ir más allá de los yacimientos convencionales, y tratar de extraerlo de las rocas sedimentarias donde el petróleo no podía ser extraído porque éstas eran rocas no permeables a pesar de ser porosas”, indicó el experto.

“En eso consiste la tecnología del fracturamiento hidráulico, el cual no es nuevo, es la perforación horizontal que permite extraer el petróleo que se acumuló en la roca sedimentaria y al cual no es posible acceder a través del procedimiento tradicional de extracción”, expresó el Profesor Potellá.

A partir de esa perforación horizontal, se bombardea la roca con agua y ácidos a altas presiones para mediante esas explosiones, abrir espacios y que el petróleo y el gas que están entrampados en esos poros, fluyan. Ese es en líneas generales el proceso de “fracking”.

Indicó el Doctor Potellá, que una de las más fuertes críticas que se le hace al “fracking” es que cuando se fractura la roca de esa manera, con agua y gran cantidad de aditivos químicos cuya inocuidad no ha sido probada, esta deja pasar sobre todo el gas, hacia los acuíferos y la superficie, por lo que se pudiera contaminar el agua para consumo humano. En este sentido, el Profesor recomendó investigar en internet videos caseros que indican la realidad que hay en una zona de Estados Unidos donde hay explotaciones de gas de esquisto que ha contaminado las aguas de una población y que ha empeorado la vida de ese sector.

Pero aunque el “fracking” en Estados Unidos ha permitido que la producción norteamericana que había llegado a 6 millones de barriles diarios, esté hoy cerca de los 10 millones, es muy poco probable que los pronósticos de producir 4 millones de barriles diarios se mantengan a ese nivel para 2016.

“El esquisto tiene expectativas de crecimiento violento, pero de caída también. Hoy en día las estimaciones son menores y la caída es mayor, por lo que no hay expectativa de mantener el 17 por ciento de la producción norteamericana en el año 2040 como algunos súper optimistas auguran”, comentó el Doctor Potellá.

Finalmente, el Doctor Carlos Mendoza Potellá señaló que “esto se evidencia, por ejemplo, en que las tres principales empresas perforadoras han despedido en el año 2014 más de 30 mil trabajadores, sobre todo en sus centrales en Houston, Estados Unidos, y ha disminuido el nivel de las perforaciones y los taladros activos”, señaló el experto.

Además, “el costo es creciente en sólo el primer año de producción, porque la explotación petrolera de esquistos es de ciclo corto, no es como el yacimiento tradicional, sino que en el primer año el pozo está produciendo 30 por ciento menos, es decir, que en tres años después la taza de declinación es de 33 a 35 por ciento”, concluyó el experto.

 

 
Caracas - Domingo, 26 de Marzo del 2017